Blogia
DOCTORISIMOS

DESCRIPTORES DEL PENSAMIENTO GERENCIAL EMERGENTE

Por: Carlos Vielma.

La gerencia del siglo XXI viene signada por la necesidad de trasformar las viejas formas de orientar los objetivos gerenciales así como de establecer maneras distintas para alcanzarlos, el conocimiento viene a constituir el motor para dinamizar estas transformaciones, la opinión gerencial debe buscar la verdad científica y adaptarla al requerimiento de las sociedades por lo tanto se requiere de nuevas formas de pensar y hacer las cosas, rompiendo con las viejas estructuras donde prevalecía  como prioritario  la producción del ser y no el complemento principal como lo es el bienestar  para el desenvolvimiento de sus labores y por ende del sentido de pertenencia que demuestre en su accionar.

De aquí se desprende toda una filosofía de vida, que trasladada a las organizaciones impone cambios en la forma de establecer las relaciones con las personas en el ambiente de trabajo, la gerencia participativa, las decisiones adoptadas de forma colectiva, el compromiso con la organización, la responsabilidad empresarial  hacia adentro, el aplanamiento de las estructuras de poder dentro de las empresas, todos estos nuevos conceptos deben ser internalizados y asumidos por las organizaciones para poder estar en sintonía con los cambios que se experimentan en el mundo, y no perder el espacio de afecto logrado con el entorno.

Así pues se hace énfasis en la emergencia de horizontes que permitan  la búsqueda de una nueva economía cuyas redes de aplicación empresarial conjuntamente con el talento humano se transformen en el binomio indisoluble para el logro de selecciones acordes de la estructura laboral y de empleo, aunado a las formas de comercialización de bienes y servicios y principalmente en la búsqueda del cómo aprendemos y cómo enseñamos.

Por otro lado los efectos que causan la nueva Visión externa de la organización en los procesos gerenciales, la responsabilidad social empresarial entendida como el compromiso real y no el marginal con el entorno de clientes con que se relaciona toda organización. Este nuevo concepto genera cambios importantes en las políticas gerenciales ya que impacta la forma de ser y de hacer de la empresa, entender la responsabilidad con la sociedad desde todos los ámbitos de  acción de las organizaciones (ecológico, cultural, deportivo, otros), implica que las metas trazadas deben llevar un importante componente de beneficios a la sociedad. 

. Las tecnologías de información y comunicación (TIC) han venido influyendo notoriamente ya que están cambiando drásticamente las formas de organizar, distribuir, producir y evaluar conocimientos así como su aplicación en las actividades gerenciales. La mayoría de estos cambios están haciendo efectiva, de manera real, la gestión de la información a nivel mundial, ya no existen barreras en el mundo para conocer lo que sucede en cualquier parte del planeta, de esta forma las organizaciones están colocadas en un mercado mundial donde sin querer tiene que presentar ofertas de productos y servicios,   y son evaluadas por distintos consumidores.

En los cambios paradigmáticos del pensamiento gerencial se incluyen los cambios esbozados que involucran conceptos ligados a la gerencia: organización, ética, racionalidad, sujeto y el discurso, los cuales tienen consecuencias radicales en la disipación de la riqueza material, el fin del trabajo-valor, del empleo, de la fuerza de trabajo, del gerente etc. por lo que es de suponer el surgimiento de un nuevo pensamiento gerencial.

La gerencia prospectiva abarca una serie de aspectos tanto organizativos como filosóficos que orientan  la búsqueda de la adaptabilidad en el tiempo de la empresa, incorporando tecnologías, potenciando el talento humano, propiciando una relación armoniosa con el entorno, todo esto vinculando con la  visión de futuro deseado por la organización.

Por lo expuesto, se puede corroborar la inclusión en  estos cambios paradigmáticos de las ciencias gerenciales, donde muchos de sus planteamientos se entrelazan con hallazgos que enriquecen la visión de complejidad, con nuevas formas de organizar el conocimiento como la transdisciplinariedad, gerenciar  la incertidumbre, la habilidad para realizar actividades generando expectativas y motivación, la capacidad de trabajo en equipo, la formación integral que permita la comprensión y anticipación adecuada de los fenómenos y tendencias del contexto, es decir, considerando el ámbito social como factor importantísimo del proceso.

Es por esto que el gerente del siglo XXI, debe ser un individuo flexible, presto a cambios que se requieran, asumiendo con responsabilidad de líder riesgos e innovaciones, cuyo norte prioritario sea satisfacer las necesidades de una sociedad a la cual se deben y por consiguiente deben consolidar; donde los valores que lo revisten le faciliten el cumplimiento de los objetivos y metas para así consolidar una sociedad justa, participativa y democrática.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres