Blogia
DOCTORISIMOS

DESCRIPTORES DEL PENSAMIENTO GERENCIAL EMERGENTE

Por: Omar J. Andrade F.

      El presente ensayo se apoya en el trabajo realizado por los investigadores Carlos Zavarce, Magally Briceño y Migdy Chacín, quienes se desenvuelven en el ámbito de las líneas de investigación denominadas “Gerencia de las Tecnologías de Información y Comunicación, Implicaciones de la Tecnología en las Organizaciones y Línea Investigación Docencia”. En cada una de los ejes temáticos de estas líneas, abordan la gerencia y sus implicaciones teóricas y prácticas, configurando en un solo documento los descriptores del pensamiento gerencial emergente, analizados desde los contextos: epistemológico, axiológico, estratégico y de las tecnologías. Desde esta perspectiva, se realiza un análisis de  los descriptores en el marco del discurso del pensamiento gerencial emergente.

     Como argumento para la discusión, se  deduce el adelanto de una nueva época que impulsa la emergencia de otro tipo de sociedad. En consecuencia, para atender estos nuevos retos,  el conocimiento se ha convertido en un recurso estratégico para las organizaciones, donde la “gerencia” requiere comprender una lógica organizacional que trae consigo maneras diferentes de pensar y de hacer las cosas. En efecto, se atraviesa  un momento, que agota el modelo gerencial prevaleciente, lo cual apunta a una crisis epistémica en el campo de las Ciencias Administrativas y Gerenciales. Adicionalmente, se propicia un campo para que investigadores del área de las Ciencias Administrativas y Gerenciales comiencen a estudiar esta realidad y a dar cuenta de los descriptores que marcan el debate emergente y con ello de las contradicciones, paradojas, retos y desafíos que trae consigo esta nueva era.

     De igual manera, en los últimos años se han venido desarrollando numerosos estudios que abordan el tema del desempeño  de los gerentes ante la velocidad en que se producen los cambios, el elevado costo que ocasiona el no ser adaptativo, los resultados discutibles de estilos gerenciales y la terminología vaga que se maneja en torno al asunto. En respuesta, se afirma la validez de adoptar nuevos esquemas para hacerle frente con éxito a las dificultades que impone el entorno cambiante; donde se valore la necesidad de repensar las formas de ser, pensar y actuar de la gerencia para transitar el camino hacia la transformación estratégica organizacional.

     Desde el contexto epistemológico, se orienta el significado, el sentido del pensamiento y ejercicio de la gerencia en ambientes con contenidos singulares, complejos y transcomplejos; según sea su ubicación en la perspectiva filosófica: moderna, transmoderna o postmoderna. Envuelve una subdimensión referida a lo teóricoconceptual, de donde se derivan descriptores del pensamiento emergente como el significado y sentido. Asimismo, el contexto ontológico se  refiere a la consideración de las ciencias administrativas y gerenciales como promotoras del desarrollo y cumplimiento de los anhelos individuales, colectivos, sociales y del compromiso que tienen ante los valores que nutren al espíritu humano; como formas superiores de vida social que ordenan y dan sentido a la existencia, basado en el conocimiento y potencial humano. Esta dimensión es emergente por cuanto existe en la actualidad “un vacío ético” en las ciencias gerenciales y administrativas.

     De igual modo, el talento humano constituye uno de los descriptores fundamentales del pensamiento emergente, ya que proporciona una valoración creciente al prestigio de las organizaciones. Esta aumenta en función de la promoción y realización del talento humano como un bien social, puesto que  es una función que reside en la capacidad y competencia del talento humano, incorporado a las organizaciones para desarrollar la creatividad y la imaginación; en consecuencia, el pensamiento emergente, marca la pauta desde la concepción del talento humano hasta la necesidad de gerenciarlo. En otro contexto, el recurso tecnológico es un descriptor fundamental para el abordaje del pensamiento emergente en las ciencias gerenciales y administrativas, por cuanto este se constituye en el medio a través del cual es posible el desarrollo de las redes y la comunicación que le imprimen valor a las organizaciones.

     Finalmente, se concluye que el derrumbe del pensamiento gerencial heredado de la modernidad deberá aprender a moverse en la incertidumbre, en el cambio y en la globalización. Eso supone una transformación estratégica, que reconozca a las tecnologías de información y de la comunicación disponible hoy en el mercado, como elementos explícitos para competir. Por otro lado, es necesario construir un andamiaje teórico para explicar, comprender e interpretar las acciones organizacionales; en razón de ello, el pensamiento emergente se concibe como un componente estratégico para que las organizaciones puedan reformular, estructurar y reorientar sus acciones en función de la profundización   de la filosofía corporativa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres