Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

DESCRIPTORES DEL PENSAMIENTO GERENCIAL EMERGENTE

Por: Hilda Jiménez

Este ensayo es producto del análisis de un trabajo de investigación  presentado por Zavarce, Briceño y Chacin (2008) referente a los descriptores del pensamiento gerencial emergente. El siglo XXI está enmarcado por procesos de cambios, específicamente en la gerencia, dado que, se ha evidenciado un quiebre en la forma tradicional de dirigir las organizaciones. Dicho quiebre es más evidente en los países en vías de desarrollo como es el caso de Venezuela donde en la mayoría de los casos carece de modelos propios que le permitan avanzar en la producción de bienes y servicios en un sociedad cada vez más globalizada, donde solo sobrevivirá el que se adapte al cambio y se mantenga en el mercado.

 En vista de esta problemática, los autores anteriormente mencionados realizan una investigación centrada en la búsqueda de descriptores para el pensamiento emergente valiéndose de las opiniones y análisis de autores comoValdes (2004) donde hace énfasis en la conceptualización de un nuevo paradigma para la revolución empresarial del siglo XXI. Asimismo, toman en consideración lo que señala Drucker sobre la gerencia del siglo XXI y los aportes de Zohar (1997) que centra la atención en la necesidad de renovar la filosofía corporativa como fundamento de la nueva ciencia para reformular, estructurar y dirigir organizaciones.

La respuesta  que buscan  constantemente los gerentes consiste en como  gerenciar en ambientes complejos, confusos y cambiantes. De lo que se está seguro es que existe la necesidad de repensar las formas de ser, pensar y actuar de la gerencia para transitar el camino hacia la transformación estratégica organizacional y lograr conformar estructuras que faciliten la adaptación en los momentos en que las circunstancias lo exigen. Una de las condiciones necesarias para lograr estas transformaciones es que en las organizaciones sea factible insertar tecnología de punta para ser utilizadas en el momento  que  la información se convierte en un recurso estratégico. Es necesario estar consciente que  la habilitación de estas tecnologías trae consigo cambios en la estructura del trabajo y del empleo, las formas de comercialización, los procesos de enseñanza aprendizaje y hasta la forma  de seguridad individual y grupal. Por esta razón, es preciso promover cambios en el liderazgo, modelo de negocio, capacidades y tecnología. Del grado de preparación que tengan las organizaciones en estos aspectos  dependerá el mantenimiento de la organización en el mercado.

De las reflexiones anteriores, los autores los llevo a generar cuatro dimensiones que deben conformar el pensamiento gerencial: epistemológica, axiológica, estratégica y tecnológica. La primera se refiere al significado y el sentido del pensamiento gerencial desde las teorías administrativas de Taylor y fayol ( 1900- 1915) centrada en las tareas, productividad, fragmentación en los puestos, medición de la gerencia, pasando por las teorías de Elton mayo y Maslow ( 1910- 1919)  en que se consideraban la importancia de las personas, las necesidades el ambiente. A partir de los años 70 se observa un desplazamiento de esta gerencia tradicional, dando paso a nuevas prácticas gerenciales como son el enfoque cibernético, la filosofía de la calidad total, mejoramiento continuo, la reingeniería de los procesos, la economía digital. Todo el recorrido anterior, se visualiza diferentes cambios epistemológicos en las ciencias administrativas y gerenciales. Asimismo, se avizora en el siglo XX e inicios del XXI el  nacimiento de otro paradigma caracterizado por la relatividad, valoración, pluralismo, diversidad, caos, aceptación de la ambigüedad, complejidad en lugar de la simplicidad. El nacimiento de este nuevo paradigma implica un cambio radical en la manera de pensar en las ciencias administrativas y gerenciales, por cuanto  el mundo de hoy requiere  de una racionalidad diferente, fundamentada en los valores de responsabilidad, cooperación, capacidad para relacionar cosas, descubrir fenómenos y sobre todas las cosas saber manejarse en momentos imprevistos. Los descriptores de esta dimensión  son el significado y el sentido del pensamiento de la gerencia a través de todo el recorrido de las ciencias administrativas.

En cuanto a la dimensión axiológica, radica en la promoción del desarrollo y cumplimiento de los anhelos individuales, colectivos, sociales y del compromiso que tienen los gerentes ante los valores que nutren el espíritu humano como son la verdad, belleza, justicia y la bondad como formas superiores de vida social que dan sentido a la existencia, con base en el conocimiento y potencial humano. Esta dimensión la consideran los investigadores emergente por la existencia de un vacio ético en las ciencias gerenciales, porque la ética se plantea en la relación con el otro en términos de igualdad y respeto incluyendo la responsabilidad de responder por el otro mediante una comunicación abierta. De la dimensión axiológica se desprenden los descriptores: los valores que son las reglas o pautas del comportamiento que le dan sentido y pertinencia a todos los miembros de la organización. Las conductas son otro de los indicadores de la axiología que el gerente debe tener presente, por cuanto estas son las que orientan las acciones en las organizaciones. El liderazgo como descriptor implica reconocer las capacidades de los miembros de la organización para resolver individual o colectivamente los problemas de la institución .

La dimensión estratégica radica en la capacidad del gerente de establecer una secuencia coherente de acciones, teniendo en cuenta los atributos,  deficiencias y recursos que posee con el objeto de lograr situaciones viables y originales, pero sobre todas las cosas se debe diseñar estrategias para desarrollar el talento humano con un alto grado de compromiso y responsabilidad social. Uno de los descriptores de esta dimensión es el crecimiento, es decir, la capacidad para ir desarrollando un ciclo de vida competitivo en las organizaciones, la independencia es un descriptor del pensamiento emergente porque le permite tener mejores prácticas autónomas en el mundo globalizado e interconectado, de igual manera, la revolución del conocimiento permite identificar, administrar y compartir todos los activos de información, en otras palabras hacer que la información y experiencia colectiva de una organización estén disponibles para el conocimiento individual de cualquier empleado.

La ultima dimensión del pensamiento gerencial emergente es la tecnológica que prevee a las ciencias gerenciales y administrativas de herramientas que favorecen las transformaciones estructurales y la transmisión de las sociedades industrializadas del mundo globalizado a sociedades de la información, teniendo en cuenta saber manejar las herramientas que permita la aplicación de las TIC en todo el entorno social, ya que estas son uno de los principales factores externos del cambio. En esta dimensión se encuentra inserto uno de los principales descriptores del pensamiento emergente como es el talento humano que proporciona una valoración creciente al prestigio de las organizaciones, especialmente a las competitivas, porque se tomo conciencia de que si la gente crece las empresas también, porque al final de cuenta sin la gente las organizaciones no existen. El recurso tecnológico constituye el medio mediante el cual  es posible el desarrollo de las redes y la comunicación que le agrega valor a las organizaciones. Por esto, en este siglo es imprescindible los medios basados en internet y las organizaciones debe estar preparadas para este reto y buscar los medios para adaptarse al entorno virtual.

En consecuencia, el análisis de las diferentes dimensiones y descriptores del pensamiento gerencial emergente, conlleva a replantear una nueva forma de gerenciar, comenzando por construir nuevas teorías que coadyuven a comprender, interpretar y explicar los fenómenos gerenciales, por cuanto el planteamiento de las organizaciones del siglo XXI no es lo técnico sino conceptual o sea de conocimiento y sobre todas las cosas es necesario saber gerenciar el cambio sin dejar de lado el ser humano, con su significado, sentir, sistema de valores, porque el éxito de las organizaciones depende de la gentes que las conforman

30/03/2010 23:43 doctorisimos Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris